Náufraga

Cecina era parte de un grupo de biólogos que estudiaban las costumbres alimenticias y reproductivas de las ballenas asesinas u orcas como se les conoce también, en las aguas del océano Pacifico, frente a las costas de California.

Su bote contaba con lo necesario para mantener a las 8 persona por lo menos por una semana completa, aunque solo llegaban a permanecer hasta dos días seguidos antes de regresar a tierra firme, para entregar muestras y reabastecerse.

Dentro del grupo ella era la única mujer lo que hacia un poco complicado su estadía ahí. Pero lo que en ocasiones le provocaba sinsabores era que su belleza, inspiraba insinuaciones y celos entre los hombre, sobre todo no eran capaces de disimular su excitación, y quedaban boquiabiertos cuando a ella le tocaba entrar al agua, los trajes de baño resaltaban su curvas, sus pechos no eran grandes, pero si tenia una forma casi perfecta, redondos y firmes, muy firmes, y por comodidad ella no usaba sostén así que las miradas siempre estaba en ella. Su piel dorada al sol, piernas largas y fuertes, incluso su cabello corto y algo despeinado le daba un aire sensual.

Sucedió que en cierto día varias horas después de haber partido del muelle y encontrándose ya muy adentro en el mar, (y lejos de cualquier ruta comercial, pera evitar distracciones, interrupciones y turistas curiosos) recibieron el aviso de una tormenta que se acercaba rápidamente y que tenían que regresar. Varios del grupo se opusieron rotundamente porque recién habían encontrado la señal de un grupo que se había mantenido desaparecido por varios meses y no lo querían perder nuevamente, con lo cual las opiniones se dividieron, la discusión termino cuando grandes nubarrones cubrieron el cielo, y varios resoplidos se oyeron a un costado del bote. Precisamente era el grupo de orcas que había decidido acercarse a la costa para resguardarse, fue entonces que se decidió regresar aunque para ellos ya era demasiado tarde, apenas 15 min. Después de emprender el regreso las olas ya azotaban la embarcación, cuando de pronto un gran ola sin ninguna dificultad la volcó, todos lo tripulantes salieron despedidos y las olas los alejaban cada vez mas uno del otro.

Varias horas después con el mar en calma por fin Cecilia tomaba un respiro, justo después de que cayera agua, pudo sujetar uno de los botes salvavidas, aL cual se aferro con todas sus fuerza, gritando de vez en cuando para saber de sus compañeros. Ahora se preguntaba como estarían aunque se preocupaba más por si misma, ya había logrado recolectar varias botellas de agua para beber, una cuantas latas de comida, un botiquín para emergencias y lo necesario para aguantar algunos días.

Al pasar de las horas se dio cuenta de que no estaba sola, un tiburón blanco joven rondaba de vez en cuando buscando algún resto del naufragio, ella sabia que no atacaría al bote, así que no se preocupaba, también a lo lejos alcanzo ver las exhalaciones de agua de su grupo de orcas que poco a poco se acercaban, olvidando por completo su situación las observó a cada instante viendo que se acercaron a estudiar su bote, incluso una casi lo voltea al empujarlo desde abajo, así pudo ver a una orca casi adolescente enorme, pero aun jugando como una cría pequeña, era un macho, el cual se acerco tanto que, ella a pesar el peligro extendió su mano y acaricio su cabeza, gesto que agrado a la ballena puesto que se acercaba constante mente para recibir de nuevo la caricia. Permanecieron con ella muchos minutos como comprendiendo que ella necesitaba de esa compañía.

Hasta que se comenzaron a alejarse lentamente, ella ya no soportaba los rayos del sol, ya que solo traía puesto un bikini y una roída bermuda, así que decidió entrar al agua, se quito la pantaloncillo y se sumergió.

Todo el estrés y el cansancio la hizo descuidada, de pronto sintió la necesidad de moverse y al hacerlo apenas evito la embestida del tiburón, el que había visto antes, el pánico la aturdió y no podía subir rápido a la balsa, creyó que la siguiente embestida seria definitiva.

Y de pronto algo sucedió debajo del agua, un sacudimiento y al mirar atrás, Cecilia alcanzo a ver al tiburón salir del agua como si un torpedo lo hubiese golpeado, y siguiéndolo la orca, el macho joven, lo seguía y con una mordida lo sujetaba cerca de las branquia y lo sacudía, el tiburón abría sus mandíbulas tratando a de alcanzarlo, solo logro rasguñar su aleta dorsal, pero solo eso, el macho al contrario lo sujetaba y lo azotaba como a un trapo hasta que el tiburón dejo de moverse.

Cecilia impávida, solo no podía creer la escena, ningún biólogo había visto un trama tal, tan de cerca, y al mismo tiempo sentía gratitud hacia el animal que la había rescatado.

La orca dejo flotando el cuerpo del tiburón y se acerco a la chica que por un momento pensó que sufriría la misma suerte, pero el animal solo acercó su gran cabeza a su cuerpo y se embarro como lo hace un gatito o un cachorrito, ( bueno este era de 1 tonelada) sin pensarlo comenzó a acariciarlo como lo hacia desde la balsa, extrañamente el “animalito” comenzó a entrar en una especie de trance, no se movía solo aleteaba lo necesario para mantenerse cerca de la chica, ella empezó a recorrer con ambas manos cada vez mas de el cuerpo de la orca, fascinada con la perfección, fuerza y belleza de ese animal, que además de todo, la salvó.

Poco a poco “Titán” como ella comenzó a llamarlo, fue girando hasta quedar sobre su espalda, Ceci froto su vientre como lo hacia con los delfines entrenados con lo que ya había trabajado antes, pero no esperaba la reacción que Titán tenia.

Comenzo a mostrar su miembro, su erección aumentaba, ella no pensaba que hacia, estaba completamente en trance, como hipnotizada.

Al darse cuenta y a manera de juego sus mano aumentaron las caricia y comenzó a cercarse más al miembro rosado que seguía creciendo, era enorme, ella fascinada lo contemplaba, cuando vio a sus propia manos acariciándolo, y frotándolo a todo lo largo (si que era largo por lo menos 50 cm., no olvidemos que apenas era un adolescente) su forma y su color brillante la tenían impresionada.

Sin darse cuenta empezó a lamer la punta que antes era angosta ahora comenzaba a hacerse mas ancha, seguía lamiendo, sujeto la base de la cabeza con sus manos y la introdujo en la boca, apenas si la podía abarcar toda, pero aun así comenzó a chupar y succionar, después de un rato, un liquido muy espeso salía poco a poco, le excitación de cecilia no podía ser mayor, y se estremeció como choque eléctrico, Titán se aparto un instante para tomar una bocanada de aire y regreso a su posición, la muchacha regreso a cariciar al animal y nuevamente pasaba sus manos por esa enorme verga marina, y en un momento su mano se apodero de la cabeza y la froto entre sus dedos estrujándola suavemente, aun sin pensar en consecuencias, mas bien por instinto, Cecil se subió en el vientre y ahí montada siguió acariciando al cabeza del pene, al mismo tiempo que frotaba, su vagina y clítoris contra la piel del animal. Y a que al acomodarse arriba, se había sacado la tanga, así prosiguió, moviéndose adelante y atrás, hasta que pudo sentir un gran estremecimiento de todo el cuerpo de Titán, que descargo de un chorro una gran cantidad de semen, litros se podría decir.

Ante esta vista su deseo se apodero por completo de ella, se acomodo como pudo y pasando su mano por entre sus piernas, sujetó la parada verga y comenzó a deslizarse hacia atrás, guiando la cabeza en dirección de su vagina, comenzó poco a poco a meterla, era enorme pero aun así lo disfrutaba sentía el latir dentro de ella, todo su tamaño y su fuerza, cada latido la hacia estremecer, cuando sitio que ya no podía penetrar más, se apoyó en sus dos manos y comenzó e balancearse adelante y atrás, en un suavemente y saca, sintiendo como penetraba un poco más. Fue aumentado el ritmo hasta que éste fue frenético, ella no lo oía pero, lo que antes esa suspiros cortos, se hicieron gemidos, pero ahora ya estaba gritando, eran alaridos de places.

Entonces sintió otra venida, el sudor se confundía con el agua de mar que aún tenia en su bronceada piel, empezaba a desvanecerse cuando al tratar de sacar la, aún dura, verga de Titán esté, se corrió de nuevo, menos abundante que la primera vez pero aún así, el impuso y el empuje le ocasiono, a cecilia, otra corrida más fuerte y violenta que las anteriores acompañada de un ultimo alarido. Se desmayo.

Al despertar, se mantenia flotando, sujeta de la orilla de la balsa, al parecer solo se había desmayado un par de minutos, a duras penas se pudo subir y enconchándose en un rincón y cubierta por una manta, durmió toda la noche. Hasta la mañana al despertar, no recordaba nada después del ataque del tiburón.

tubo conciencia de todo lo sucedido paulatinamente, recordaba detalles, paso del terror del ataque, a la ternura, y la depresión , se preguntaba que le había sucedido para comportarse así, como había aparearse con un animal, y no dejaba de preguntarse que le había pasado, quiso morir, se alegriaba, lloraba , toda una tormenta de emociones y confusión, así siguió el segundo día, pero para el tercer día su mente se aclaro, calmándose entonces comprendió que lo había disfrutado y mucho, y que tal vez era una parte de su naturaleza y que no debía apenarse de ella.

Justo cuando se preparaba para pasar una noche más ahí, vio un gran bote que se acercaba y a varios de sus compañeros saludando con los brazos y gritando desde la cubierta.

Mientras que regresaban, alguien grito que un grupo de orcas los acompañaban, cecilia corrió a la cubierta y pudo ver muy cerca del bote unas 10 orcas y alcanzo a distinguir a Titán, con su aleta rasguñada, que nadaba junto los de su especie. Ella solo sonrió para sí.

Al regresar, contó solo lo necesario de su aventura, lo demás lo reservo para si, aunque ahora estaba consiente y dispuesta a que su vida cambiaria a partir de ese momento.

Anuncios

mayo 15, 2007. Orca - Mujer, Relato.

Dejar un comentario

Be the first to comment!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback URI

A %d blogueros les gusta esto: